Blogia
Palabra Creadora

INTRODUCCIÓN EVANGELIO DE SAN JUAN (IV)

INTRODUCCIÓN EVANGELIO DE SAN JUAN (IV)

LA GLORIA DEL VERBO ENCARNADO

En cada evangelista predomina un determinado enfoque sobre Jesús y sobre su misión.  Para San Juan, Jesús es el Verbo hecho carne, que ha venido a dar la vida a los hombres, 1, 14. 

El misterio de la Encarnación domina todo su pensamiento.  Esta teología de la Encarnación se expresa en lenguaje de misión y testimonio.  Jesús es la Palabra (el Verbo) enviado por Dios a la tierra y que debe volver a Dios una vez cumplida su misión, ver 1, 1+.  Esta misión consiste en anunciar a los hombres los misterios divinos: Jesús es el testigo de lo que ha visto y oído junto al Padre, ver 3, 11+.  Para acreditar su misión, Dios le ha dado poder de realizar cierto número de obras, de “signos” que superan las posibilidades humanas y demuestran que ciertamente ha sido enviado por ese Dios que obra en él. 

Estos “signos” son la manifestación, todavía discreta, de su gloria, en espera de la plena manifestación en el día de su resurrección.  Porque según la profecía de Isaías 52, 13, el Hijo del hombre debe ser “alzado” y por la Cruz volver al Padre,  ver 12, 32+, para recobrar la gloria que tenía en Dios  “antes de que el mundo fuese”, 17, 5+.24, cuya revelación tuvieron los Profetas, ver 5, 39-46; 12, 41; 19, 37.  Su manifestación es la teofanía que culmina y eclipsa todas las precedentes, la de la creación, 1, 1, las que fueron otorgadas a Abrahán, 8, 56, a Jacob, 1, 51, a Moisés 1, 17, a los profetas. 

La gloria del “Día de Yavhé” (Amós 5, 18) se cumple en el día de Jesús, 8, 56, y especialmente en su “Hora”, 2, 4+, la Hora de su “elevación” y de su “glorificación”; entonces se revela la trascendente grandeza del “enviado”, venido al mundo para dar la vida a los que por la fe reciben el mensaje de salvación que él trae.  Y precisamente  porque toda esta misión del Hijo está ordenada a una obra de salvación es en definitiva manifestación suprema del amor del Padre al mundo,  ver 17, 8+. 

 

Fuente : Biblia de Jerusalén.

        

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres