Blogia
Palabra Creadora

INTROD. EPÍSTOLAS SAN PABLO, IX

INTROD. EPÍSTOLAS SAN PABLO,  IX

CARTA A LOS GÁLATAS.

Las epístolas a los Gálatas y a los Romanos deben ser tratadas conjuntamente, pues abordan el mismo problema: la primera, como reacción inmediata provocada por una situación concreta; la segunda, como expresión más serena y más completa que pone en orden las ideas suscitadas por la polémica.  Este estrecho parentesco de las dos epístolas es una de las mayores razones que desaconsejan fechar la composición de Gálatas en los primeros años de Pablo, incluso antes de la asamblea de Jerusalén, como lo han propuesto algunos.  Ha parecido a éstos que la segunda visita de Pablo a Jerusalén,  narrada en Ga 2, 1-10, debía ser la segunda visita mencionada en Hechos, 11, 30;  12, 25, y no la tercera, Hch 15, 2-30 (que difiere en varios puntos del relato de Pablo).  Como, por otra parte, Pablo parece desconocer el Decreto de Hch 15, 20.29 (Ver Ga 2, 6), su carta debería ser anterior a la asamblea en Jerusalén, y para esto bastaba admitir que los “Gálatas” fueron los licaonios y los pisidios evangelizados en el primer viaje misionero, explicándose con la ida y vuelta de Pablo la doble visita que parece suponer Ga 4, 13. 

Sin embargo,  todo esto tiene poca base.  Si bien es verdad que Licaonia y Pisidia han estado políticamente vinculadas desde 36-25 a. C. a Galacia, no lo es menos que el lenguaje corriente del siglo I de nuestra era reserva esa denominación a Galacia propiamente dicha, situada más al norte.  Además de que parece difícil que se haya podido llamar “Gálatas” a sus habitantes,   Ga 3, 1.  Por lo demás,  no hay necesidad alguna de esta difícil suposición.  La segunda visita de Ga 2, 1-10 se identifica perfectamente con la tercera de Hch 15- con la que tiene tan grandes semejanzas- mucho mejor que con la segunda, Hch 11, 30; 12, 25, de tan poca importancia que Pablo la ha pasado en silencio en su argumentación de Ga, a no ser que ni siquiera haya existido, siendo simplemente la consecuencia de un duplicado literario de San Lucas (ver los Hechos, Introducción, y Hch 11-30+).  Así pues, la epístola a los Gálatas es ciertamente posterior a la asamblea de Jerusalén.  Si Pablo no habla en ella del Decreto, quizá se deba a que también éste es de época posterior (ver Hch 15+), circunstancia que también explicaría la actitud de Pedro censurada en Ga 2, 11-14.  Los destinatarios son sin duda los habitantes de la región gálata recorrida por Pablo con ocasión del segundo y del tercer viaje, Hch 16, 6; 18, 23.  Y la carta pudo haber sido escrita en Éfeso o incluso en Macedonia,  entre el 54 y 55.

 

 

Fuente: Biblia de Jerusalén.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres