Blogia
Palabra Creadora

N. T. : EVANGELIOS SINÓPTICOS

N. T. :  EVANGELIOS SINÓPTICOS

ORDEN EN QUE SE ESCRIBIERON LOS EVANGELIOS.

Para Papías obispo de Hierápolis, Mateo habría escrito después de Marcos;  según Clemente de Alejandría , Marcos habría escrito después de Mateo y Lucas,  cuyos evangelios contienen una genealogía de Cristo,  ver Mt 1, 1-17 y Lc 3, 23-38.

La tradición posterior, desde Ireneo,  retendrá el orden Mateo, Marcos, Lucas;  pero ¿no sería porque Mateo se había convertido en el evangelio fundamental?  Los datos  tradicionales son pues, contradictorios en lo que se refiere al orden de producción de los tres evangelios Sinópticos.  Sobre Lucas,  Eusebio de Cesarea no nos ha conservado testimonio de Papías, si es que hubo alguno.  Desde Ireneo y los antiguos Prólogos evangélicos,  la tradición atribuirá su redacción a Lucas, el médico discípulo de Pablo (Col 4, 14; Flm 24; Tm 4, 11).

El problema de la fecha de composición de los evangelios sinópticos se plantea para el período que se extiende entre la composición de los primeros evangelios por Mateo, Marcos y Lucas,  y la forma en que los conocemos ahora que,  en lo esencial,  podría remontarse a los comienzos del siglo II. Entonces,  cómo explicar a la vez las semejanzas y las divergencias que existen entre estos tres evangelios sinópticos en la forma en que hoy los conocemos?

La teoría que goza de mayor favor es la de las Dos Fuentes. Elaborada a mediados del siglo pasado,  hoy es aceptada con mayor o menor convicción por la inmensa mayoría de los exegetas,  tanto católicos como protestantes. 

 ¿Cuáles son esas dos fuentes?

Una de ellas sería la de Marcos,  de quien dependerían Mateo y Lucas en todos los relatos que tienen en común con él (triple tradición).  Mateo y Lucas contienen también bastantes secciones,  especialmente de los “dichos” de Cristo,  por ejemplo el Sermón inaugural de Jesús,  que es desconocido por Marcos (doble tradición).

Ahora bien,  como según la teoría de las Dos Fuentes,  estos dos evangelios son independientes entre sí,  habría que admitir que ambos se sirvieron de otra fuente a la que se llama Q (inicial de la palabra alemana Quelle que significa fuente).

En cuanto a las secciones propias,  tanto de Mateo como de Lucas, provendrían de fuentes secundarias que conocerían cada uno de ellos.

 

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres