Blogia
Palabra Creadora

EL LIBRO DEL PROFETA MIQUEAS

EL LIBRO DEL PROFETA MIQUEAS

El Profeta Miqueas,  que no debemos confundir con Miqueas Ben Yimlá, que vivió en el reinado de Ajab, IR 22,   era de Judá, originario de Moréset, al Oeste del Hebrón.  Actuó en los reinados de Ajaz y Ezequias,  es decir,  antes y después de la toma de Samaría en el año 721 a. C. Fue pues,  en parte,  contemporáneo de Oseas y, por más tiempo de Isaías.  

Por su origen campesino, se asemeja a Amós, con quien comparte la aversión por las grandes ciudades, el lenguaje concreto y a veces brutal, el gusto por las imágenes rápidas y los juegos de palabras. Las culpas que denuncia,  como lo hizo Amós,  son  la opresión ejercida por los ricos sobre los pobres,  la injusticia y falsedad de los jefes y de los falsos profetas.

Es el profeta del “Juicio de Dios”, Yahvé es juez y amonesta, procesa y condena el pecado y la explotación del pueblo y de los jefes.  Su libro se divide en cuatro partes, donde se alternan amenazas y promesas:

Cap 1,  2 al 3, 12  Proceso de Israel.

Cap 4,  1 al 5,14   Promesas a Sión.

Cap 6,  1 al 7, 7    Nuevo Proceso de Israel.

Cap 7, 8-20,  Esperanzas.  (Época de la vuelta del Destierro)

Las promesas a Sión contrastan demasiado violentamente con las amenazas en que se hallan encuadradas,  y esta composición equilibrada es un arreglo de los editores del libro.  Es difícil determinar la extensión de las modificaciones que ha sufrido en el medio espiritual donde se conservaba el recuerdo del profeta. 

La colección de oráculos de los capítulos 4 y 5 quedó formada durante o después del Destierro, pero contiene piezas auténticas y no hay razones decisivas para negar a Miqueas el anuncio mesiánico del cap 5, 1-5, que concuerda con la esperanza que Isaías proponía por la misma época,  Is 9 e Is 11. 

El castigo para su pueblo está decidido,  vendrá Yahvé a juzgar y castigar,  se anuncia la ruina de Samaría, la de las ciudades de la Tierra Baja donde vive Miqueas y la de Jerusalén,  que se convertirá en un montón de escombros.  Sin embargo,  el profeta conserva una esperanza, ver 7, 7.  Vuelve a la doctrina del Resto, esbozaba por Amós y anuncia el nacimiento en Efratá del Rey pacífico que apacentará el rebaño de Yahvé,  cap 5, 1-5. 

La influencia de Miqueas fue duradera,  los contemporáneos de Jeremías conocían y citaban un oráculo contra Jerusalén,  Jr. 26, 18.  El Nuevo Testamento ha conservado el texto sobre el origen del Mesías en Efratá-Belen,  Mt 2, 6;  Jn 7, 42.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres