Blogia
Palabra Creadora

EL LIBRO DEL DEUTERONOMIO

EL LIBRO DEL DEUTERONOMIO

El DEUTERONOMIO es un código de leyes civiles y religiosas, (Cap 12, 1 al 26,15), que se inserta en un discurso de Moisés (Cap 5-11 y 26, 16 al 28).  Este conjunto va precedido a su vez de un primer discurso de Moisés ( Cap 1-4), y seguido de un tercero, (Cap 29-30), y de trozos que se refieren a los últimos días de Moisés;  misión de Josué, cántico y bendiciones de Moisés, su muerte, (Cap 31-34). 

 El código deuteronómico  repite, en parte, leyes de bloques legislativos que ya han aparecido antes.  Los discursos recuerdan los grandes acontecimientos del EXODO, del Sinaí y del inicio de la conquista, deducen su sentido religioso, subrayan el alcance de la ley y exhortan a la fidelidad.

 El libro del DEUTERONOMIO se distingue por su estilo oratorio y ampuloso, con repetición de fórmulas rotundas, y su doctrina constante : Dios, por puro beneplácito, ha elegido a Israel de entre todos los pueblos como pueblo suyo; la elección y el pacto que la sanciona exigen la fidelidad de Israel a la Ley de su Dios en un santuario único.  Está emparentado con tradiciones del reino del Norte y con la corriente profética, sobre todo con Oseas.  La comparación con la reforma de Josías, inspirada por el descubrimiento de un “libro de la ley” (1R 22-23), que aparece ser el Deuteronomio, probaría que este libro existía ya hacia el 622-21 a C., probablemente en forma más breve que la actual.

 El núcleo de este libro puede recoger los usos del Norte llevados  Judá por los levitas tras la caída de Samaría.  Esta ley, acaso enmarcada ya en un discurso de Moisés, pudo haber sido depositada anteriormente en el templo de Jerusalén.  Pero también pudo ser compuesta en tiempo de Josías al servicio de su proyecto de reforma.  Su “descubrimiento” en el templo sería la manera de revestir ese proyecto de una autoridad de la que carecería una obra contemporánea.

 El DEUTERONOMIO es,  pues, una obra de escuela: aunque no es completamente homogéneo,  ni teológica ni literalmente,  las adiciones rezuman el mismo espíritu.  Las adiciones, posiblemente relacionada con la redacción o revisión de “la historia deuteronomista”, pudieron hacerse durante el destierro de Babilonia o después de él,  al menos en parte.

 

 

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres